rebited

Gas-Lab Interview

Gas-Lab (Federico Sixto) - pool hall shoot at "35 Billares", Buenos Aires

Llegamos. Un par de mails y alguna llamada de teléfono nos abren la casa del más elegante productor de beats de Argentina. Gas Lab nos recibe con su hijo en los brazos. Vaya un genio que va a ser de mayor, descojonarse como modo de vida es bien. Papá le coloca un piano Fisher Price y nos sentamos en el sofá.

Después de esa conversación que se convirtió amablemente en comida y sobremesa, surgió la sinergia y nació una entrevista todavía en toalla y amniótica con la colección de retazos vitales que supone su recién planchada The Saving Soul Mixcrate. El volumen nueve nos lleva hacía algún lugar en la furiosa Buenos Aires. Una entrevista de wini two.

- ¿Qué dice tu DNI y quién crees que eres realmente?

Gastón Federico Salazar, DNI XXV-KLL, Buenos Aires, Argentina, 1979. Creo que soy una simple persona, al menos eso intento.

- Últimos suspiros en esta vida terrenal, sonreirás porque hiciste…

Sonreiré cuando me acuerde de las historias intensas que viví, y de la gente con quien las viví; cuando me ría de mí mismo, y cuando recuerde a mi hijo, mi familia y amigos.

- Estamos en Argentina. Si no es aquí, ¿cuál sería tu lugar preferido para dedicarte a la música?

Claramente ese lugar es Barcelona, mi segunda casa. Los 8 años que viví allá me marcaron demasiado a todo nivel. No fueron únicamente 8 años, sino que fue el momento en que me convertí en hombre, donde mi cabeza y mi vida en general cambiaron de ser un bohemio “irresponsable” (por decirlo de alguna manera) y fiestero, a ser un tipo más responsable, pensante de un proyecto de vida con familia y demás…

- … Bueno, juego a ser Dios con esta generalización, pero Latinoamérica, no siendo Argentina la que más se prodiga en eso, es un continente donde parece la música actual sigue mamando mucho y bien del folklore local. ¿Qué papel tiene el folklore de tu tierra en tus composiciones y en la música de producción nacional que escuchas?

No me considreo un artista influenciado directamente por el folklore de mi país, aunque creo que todo lo que uno escucha desde bien pequeño te influencia indirectamente. Si tengo que nombrarte a quienes yo considero los grandes maestro argentinos, te digo que estos tres para mi son una gloria (cada uno en su mundo): Astor Piazzolla, Atahualpa Yupanqui y Luis Alberto Spinetta.

- Soy de los que pienso que la mejor manera de hacer música (y aprender de ella) es viajando, pero también el situarse y el ganarse el pan no van de la mano hacía la inspiración. ¿Dónde está la medida?

Difícil de decir o encasillar en una conclusión personal… Creo que ese asunto pasa por fluir y hacerlo de la mejor manera que uno pueda. Cada persona tiene su “timing” y eso es algo muy relativo. Yo creo que el asunto se define en el equilibrio entre ambas cosas: viajes y largas estadías.

(- Y qué bueno estaría tenerlo todo solucionado y solo ir de continente en continente grabando… )

Y sí… Como decimos en Argentina: “El sueño del pibe…”

- Beats… Supongo que todos valoramos el conseguir sonido propio, más ahora que todo el mundo tiene acceso a una computadora y una tonelada de plugins. Tus bombos anarquistas en lo temporal, tus bajos idos a la remierda, tus keys borrachos de tremolos lentísimos o tu selección al samplear denotan, por lo menos, cariño en querer conseguirlo. ¿Qué es lo que viene primero en todo esto?

Las ganas, el amor, la pasión por la música, eso es lo primero. Después por lo general, soy de componer mis temas empezando por las armonías; y en los casos de beats con samples, siempre empiezo por el chopeo y pitcheo de los mismos. Una vez avanzada esa etapa vienen las baterías, luego el bajo y los arreglos.
Aunque a veces tengo un groove de bateria en la cabeza y lo monto, luego busco armonías o samples. A veces, me suena una melodía que da nacimiento a un tema…

- Además eso se nota cuando produces algún track de un disco: Si lo escuchas de corrido a la primera sabes cual es tu beat.

Lo tomo como un halago, ya que eso es lo más importante de todo para mi: Tener un sello personal, mi estilo. Ese principio o ideal, me lo transmitió Marga, mi antigua maestra de armonía, cuando tenía unos 18 años: “Gastón, lo mas importante no es la técnica ni el virtuosismo, lo más importante y más difícil para cualquier artista es encontrar su propio estilo, aquel que lo define.” Esas palabras me quedaron marcadas a fuego, porque desde el primer momento supe que eran acertadísimas! Jamás fue prioridad para mi el virtuosismo, de hecho siempre me s